• Gracias al Programa Diálogos para el Desarrollo 2021-2022 de Minera Antucoya, las y los comerciantes locales adquirieron una nueva infraestructura más sustentable, compuesta entre otras cosas por sistemas de distribución de energía solar, sonido e iluminación.
  • La iniciativa, que fue impulsada en conjunto con la comunidad pampina y el Centro Ciudadano de la Ilustre Municipalidad de María Elena, permitió también generar capacitaciones especializadas para potenciar los negocios y contribuir a la recuperación económica local.

Con gran entusiasmo finalizó el proyecto “Fortalecimiento de emprendedoras y emprendedores de María Elena”, que permitió conseguir, según los propios vecinos, una adecuada infraestructura que contribuye a la autonomía de la Feria de Emprendimiento comunal.

Se trata de la iniciativa más votada en la versión 2021-2022 del programa Diálogos para el Desarrollo, que impulsa Minera Antucoya, con el fin de apoyar a pequeños comerciantes que se vieron afectados por la pandemia de Covid-19.

“Nuestras primeras ferias fueron con toldos que cada uno aportaba, que cada uno se conseguía. Empezamos desde abajo, hasta que llegó la oportunidad con los Diálogos para el Desarrollo. Eso para nosotros fue algo vital y fundamental”, comentó el presidente de la feria, Boris Espinoza, quien además, destacó el equipamiento obtenido: “Ahora tenemos luz solar y estamos aportando al medio ambiente”, añadió.

Los asociados cuentan hoy con más de 50 toldos, paneles solares, iluminación para 46 puestos y 32 proyectores lumínicos, distribuidores de energía, y equipos de sonido con amplificación y micrófono inalámbrico.

Asesoría directa

El monto adjudicado del proyecto asciende a 42 millones de pesos, siendo ejecutado por Fundación Chile en alianza con Centro Ciudadano de la Ilustre Municipalidad de María Elena y el Centro de Negocios de Sercotec Antofagasta, filial Tocopilla, que a su vez realizó una serie de asesorías directas en temáticas como formalización de negocios, diseño gráfico, redes sociales y aspectos tributarios, entre otros.

El proceso de acompañamiento y asesoría especializada duró cuatro meses, beneficiando a más de 50 microempresarios/as inscritos en la iniciativa. Tal es el caso de Marina Oyarzún, primera directora de la feria de emprendimiento, quien celebró los logros de la misma. “Yo tenía un gimnasio, y por la pandemia tuve que cerrar mi negocio. Entonces me quedé de brazos cruzados y escuché sobre la feria y empecé un nuevo negocio. Vendí todas mis máquinas deportivas y empecé a vender joyas”.

Participación comunitaria

La subgerente de Asuntos Públicos y Comunidades de Antofagasta Minerals Norte, Claudia Pacheco, detalló que la iniciativa fue el resultado de un proceso de levantamiento de necesidades que se hace de manera horizontal y co-creativa: el sello de Diálogos para el Desarrollo, junto con estar en línea con la Estrategia de Empleabilidad de la compañía.

“Vemos que efectivamente es un impacto para toda la comunidad y es una instancia donde la gente puede recibir herramientas que los hagan crecer tanto como personas como emprendedores y emprendedoras, y eso también hace que el territorio vaya ganando valor y permite una recuperación y autonomía económica”, recalcó la ejecutiva.