• La instalación es parte de un proyecto de equipamiento para desarrollo psicomotor de las niñas y niños de la Escuela Arturo Pérez Canto, diseñado para afrontar brechas en actividad física y motricidad derivadas del período de pandemia.
  • La iniciativa fue posible gracias al apoyo de Minera Antucoya y la ejecución de Fundación Chile, en alianza con la Ilustre Municipalidad de María Elena y la estrecha colaboración entre la comunidad educativa y padres y apoderados de la escuela Arturo Pérez Canto D-133 de María Elena, todo ello en el marco del programa Diálogos para el Desarrollo.

"Yo elijo, yo siento, aprendo y me divierto", es el nombre de la iniciativa de desarrollo psicomotor presentada por las educadoras de párvulos de la escuela básica Arturo Pérez Canto D-133 de María Elena, la cual consideró el diseño, confección e instalación de un muro de escalada con fines pedagógicos para niñas y niños. La propuesta es realidad gracias a la tercera versión del programa Diálogos para el Desarrollo, que impulsa Minera Antucoya en María Elena para apoyar ideas ciudadanas con impacto social.

Trabajo post pandemia

La iniciativa fue planteada para apuntar al desarrollo de actividades motrices y el trabajo transversal con la expresión de emociones, contemplando la adquisición de equipamientos especializados y capacitaciones para su uso e implementación.

“Es muy relevante el apoyo al desarrollo psicomotor que implica para las niñas y niños que atendemos, especialmente después de dos años de pandemia, que nos dejó varios temas pendientes en cuanto a ejercicio y motricidad gruesa”, manifestó la educadora de párvulos y coordinadora del jardín infantil de la escuela, Tatiana Piñones.

Esfuerzo colaborativo

La educadora detalló que para abordar los desafíos técnicos de infraestructura que implicó la construcción del muro de escalada, invitaron al Departamento de Proyectos de la Municipalidad de María Elena, logrando contar con asesoría técnica para evaluar y seleccionar la mejor alternativa.

El gerente de Recursos Humanos de Minera Antucoya, Boris Astete, estuvo presente en la ceremonia de entrega, explicando la metodología que utiliza Diálogos para el Desarrollo. “Es relevante la forma en cómo se origina esta iniciativa. La ciudadanía a través de sus organizaciones postula proyectos, y esta iniciativa fue la segunda más votada en la comunidad de María Elena, lo cual denota la relevancia que tiene la educación para las vecinas y vecinos”.

Equipamiento para clases híbridas

Es en el marco del mismo programa que el Liceo Técnico Profesional Científico Humanista (TPCH) de María Elena postuló el proyecto ‘Tecnología al servicio de la educación’, recibiendo equipamiento para desarrollar clases híbridas en casos que se requiera, además de una pantalla interactiva. En ese contexto, docentes y personal del Programa de Integral Escolar (PIE) del establecimiento recibieron capacitación en el uso de los equipos y softwares entregados, los cuales facilitarán las transmisiones en línea.

“Como unidad educativa, escogimos esta tecnología, porque por pandemia debíamos contar con equipos óptimos en caso de volver a la virtualidad o con parte de los cursos presencial y los demás en sus hogares. Estos equipos nos servirán hasta para realizar clases de educación física remotamente”, expresó la directora del Liceo TPCH, Ana Cabrera.