• En el marco del programa Diálogos para el Desarrollo, impulsado por Minera Antucoya, el Municipio y la comunidad, la reconocida psicóloga nacional llegó hasta el Teatro Metro de la localidad para dictar una charla antes más de 200 personas de la comunidad elenina. El tema central fue la conducta de los chilenos frente al consumo de estupefacientes y cuáles pueden ser las claves socio-ambientales para reducir la posibilidad de que los jóvenes consuman alcohol y drogas.

  • Sordo explicó que “en el norte se corre más riesgo de consumo porque la sociedad es menos expresiva emocionalmente y la geografía también genera condiciones. Debemos enseñar a nuestros niños a decir lo que sienten desde pequeños, disminuir el uso de la tecnología, tener más reuniones familiares y que tengan un buen soporte en amigos y la escuela”.

“Vivimos en un país que tiene muchos problemas emocionales y los jóvenes consumen alcohol y drogas porque, a través de ello, pueden decir cosas que normalmente no lo dirían en condiciones normales. Hay una segregación inmensa en Chile; hay jóvenes muy solos que necesitan formar su identidad y, si en los grupos están las drogas, entonces ese joven va a consumir, buscando encajar”.

Estas son palabras de la connotada psicóloga nacional Pilar Sordo, quien llegó hasta el Teatro Metro de la comuna de María Elena para reunirse con los vecinos y conversar de una temática tan importante y coyuntural, como es el consumo de alcohol y drogas en la sociedad chilena.

Datos entregados por el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda) sostienen que los jóvenes chilenos, desde primero a cuarto medio, lideran en consumo de estupefacientes en todo el continente. Entre los resultados, la sustancia que más destacó fue la marihuana, demostrando que uno de cada tres adolescentes ya la ha probado. El estudio también arroja que el consumo de marihuana, tranquilizantes sin recetas y pasta base comienza a los 14 años.

Bajo este contexto, y en el marco del programa de Prevención de Alcohol y Drogas que desarrolla María Elena bajo el programa Diálogos para el Desarrollo, que impulsa Minera Antucoya con el municipio y la comunidad, Pilar Sordo, quien además es conferencista y escritora, abordó cuáles son los ejes fundamentales para disminuir la posibilidad de que los niños y jóvenes no lleguen a consumir drogas.

“Todo comienza por falta de habilidades emocionales, tanto en los jóvenes como en los padres. Además, la disgregación de la familia, la falta de oportunidades, la pobreza, la sensación de inestabilidad laboral y la soledad, son alicientes para consumir estupefacientes”.

En ese sentido, Sordo aconseja que “la familia debe tener límites claros, donde predomine el amor, la contención y la seguridad. En el norte de Chile se corre más riesgo de consumo porque la sociedad es menos expresiva emocionalmente y la geografía también genera condiciones. Debemos enseñar a nuestros niños a decir lo que sienten desde pequeños, disminuir el uso de la tecnología, tener más reuniones familiares y que tengan un buen soporte en amigos y la escuela”, dijo.

Programa preventivo

La charla de Pilar Sordo es parte del programa de Prevención de Alcohol y Drogas de la comuna que tiene por finalidad difundir información para educar a las familias en la prevención del consumo de narcóticos, tanto lícitos como ilícitos.

Entre los principales logros del proyecto se cuenta el aumento de las atenciones para orientación y/o derivaciones a la red de salud; la inserción de educación preventiva en los establecimientos educacionales; la realización de alianzas significativas con diferentes organizaciones territoriales de la comuna y la inauguración de la Oficina Previene.

María José Antezana, psicóloga del Consultorio de María Elena explicó que “lo más importante es que esto nació desde la necesidad, por iniciativa de la misma comunidad, a través de los Diálogos para el Desarrollo que impulsa Minera Antucoya. Ahora empezamos a hablar de prevención, de las emociones, a preocuparnos de entender más a los niños y adolescentes”.

En tanto, el gerente de Asuntos Públicos Norte de Antofagasta Minerals, Aníbal Chamorro, precisó que “el compromiso del Grupo Minero es generar un vínculo de largo plazo con María Elena. Seguiremos apoyando para que los vecinos mejoren su calidad de vida y los Diálogos para el Desarrollo son nuestra forma de trabajar sobre la base del diálogo y colaborativamente, apoyando las ideas de los vecinos y generando el desarrollo sustentable que todos esperamos, en este caso, con un programa robusto de prevención del consumo de alcohol y drogas en la comuna”.