Antofagasta Minerals, a través de Minera Antucoya, Komatsu Cummins y la Corporación Simón de Cirene, suscribieron convenio para generar el Programa.

 La comuna de María Elena es la única oficina salitrera activa en Chile. Con un oasis que llega hasta Quillagua y considerada la ciudad más seca del Desierto de Atacama, esta localidad aún alberga desafíos en el mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes. Ello según lo expresado por sus propios vecinos, quienes el pasado viernes 2 de junio participaron de la primera asamblea abierta a la comunidad del programa "Diálogos para el Desarrollo", impulsado por Minera Antucoya, del Grupo Antofagasta Minerals, junto con Komatsu Cummins y la I. Municipalidad de María Elena, acompañados por la fundación Simón de Cirene.

El objetivo de la iniciativa es generar una visión compartida de desarrollo con los habitantes de la localidad, razón por la que llegaron más de 100 personas hasta el zócalo de la Municipalidad, escenario donde cada participante tuvo la oportunidad de plantear su opinión sobre cómo sueñan María Elena y qué necesitarían para perfeccionar sus condiciones de vida. "Estas instancias son muy importantes porque las personas se sienten escuchadas. Queremos mejorar nuestra comuna con la ayuda de la compañía minera", sostuvo el vecino y pastor de la ciudad, Juan Cárdenas.

El programa "Diálogos para el Desarrollo", está en sintonía con el proceso de relacionamiento definido por Antofagasta Minerals para vincularse con las comunidades cercanas a sus operaciones, en este caso María Elena. Dicho proceso establece, entre otras cosas, la necesidad de generar un trabajo asociativo y participativo, por lo que se sumó a esta iniciativa a la empresa Komatsu Cummins, quien junto a Antucoya, la Municipalidad de María Elena y la Fundación Simón de Cirene, suscribieron un convenio de colaboración para generar una agenda de proyectos, que beneficien a los vecinos de la histórica comuna de la Región de Antofagasta.

Así lo expresó el propio alcalde de María Elena, Omar Norambuena, quien agregó que existe un compromiso del mundo privado por el desarrollo de la localidad. "Agradezco a Antofagasta Minerals y Komatsu porque la comunidad lo necesita, es un paso muy importante para comprometerse con la ciudad, y estos diálogos son las instancias que tiene el pampino para proponer ideas y trabajar en conjunto".

Tal y como afirmó el gerente de Asuntos Públicos de Antofagasta Minerals, Andrés Morán, "el inicio del programa Diálogos para el Desarrollo en María Elena es muy significativo para nuestro Grupo, pues buscamos crear valor de largo plazo a través de una forma diferente de relacionarnos con las comunidades. Entre otras cosas, esta nueva manera se basa en un proceso participativo que permite generar una visión compartida de desarrollo en los territorios cercanos a nuestras operaciones".

Respecto a la firma del convenio con Komatsu Cummins, el ejecutivo destacó la relevancia de que una empresa que presta a servicios a la minería haya decidido sumarse a este desafío y aportar al desarrollo de la comunidad. "Una de las bases de nuestro modelo de relacionamiento es que se sustenta en un trabajo permanente con los habitantes de los territorios, pero además busca generar un trabajo asociativo con el sector privado, el gobierno local y las organizaciones de la sociedad civil".

Por su parte, la gerente de Sustentabilidad de Komatsu Latinoamérica, Karin Eggers, sostuvo que es necesario generar alianzas "para el desarrollo sostenible de los territorios. Estamos contentos de participar a la par con Antofagasta Minerals para mejorar la calidad de vida de María Elena"

Visión compartida

Sobre esta primera asamblea, Sonyel Aracena, vecina de María Elena comentó, "nací en la pampa y estas instancias no se dan mucho. Por lo tanto, me parece muy bueno que se dé esta conversación porque estamos viendo cómo proyectar a María Elena en el futuro. Mejorar nuestra calidad de vida es una decisión de toda la comuna, así que hay que ponerse de acuerdo". 

En el encuentro los habitantes dieron a conocer sus percepciones de las necesidades de la comuna, entre ellas una casa de acogida para atender la problemática de la droga, luminarias, camiones aljibes para Bomberos y fomentar el turismo.

Sobre la base de esta información se generará una cartera de posibles proyectos los que serán presentados a la comunidad en una nueva asamblea el próximo 7 de julio, en donde se formarán mesas técnicas integradas por los mismos vecinos con el fin de definir en conjunto uno o más proyectos de desarrollo local.