Representantes de 13 países asistieron al evento que abordó cómo la industria minera desarrolla la responsabilidad social en los territorios donde opera y qué programas reflejan ese compromiso.

El resultado trabajo realizado durante este año, a partir del nuevo proceso de relacionamiento impulsado por Antucoya en la comunidad de María Elena, fue el tema expuesto por Antofagasta Minerals en la Cuarta Conferencia Internacional de Responsabilidad Social en Minería, Enviromine-SRminning 2017, llevada a cabo en Santiago y en la que participaron actores del mundo académico, empresarial y social de 13 países.

En la cita, el proceso de cómo se relaciona la operación perteneciente a Antofagasta Minerals y la localidad salitrera, lo dio a conocer el gerente de Asuntos Públicos Norte del Grupo Minero, Aníbal Chamorro, quien sostuvo que el proyecto nació luego de las experiencias que ha tenido la compañía en esta materia.

El ejecutivo explicó que la compañía quiso cambiar de un foco basado en compensaciones a una lógica de colaboración y, de este modo, articular un intercambio basado en una visión común que integrará a toda la comunidad, las autoridades y la empresa.

Para Chamorro, esto generó una estrategia compartida y de colaboración. “De esta manera llegamos a un nuevo proceso de relacionamiento que promueve el desarrollo sostenible de los territorios. Así nació el programa ‘Diálogos para el Desarrollo’, con el objetivo de definir una hoja de ruta para la inversión social, basada en una agenda de desarrollo compartida por el territorio y elaborada a partir de una visión común de qué es lo que necesita María Elena para comenzar a mejorar su calidad de vida”, precisó.

Este proyecto ha sido respaldado en diversas oportunidades por el alcalde de la localidad, Omar Norambuena, al sostener que “está muy bien hecho porque existen voluntades de Antofagasta Minerals y las personas. Los pampinos quieren trascender y continuaremos trabajando para ser siempre mejores".

Cabe destacar que, sobre las bases de los principios del proceso de relacionamiento del grupo, en particular, la asociatividad y la colaboración, la implementación del programa Diálogos para el Desarrollo en esta localidad, fue ejecutada a partir de una alianza con Komatsu Cummins y la Ilustre Municipalidad de María Elena.

Esto con el objetivo incrementar los recursos disponibles y generar sinergias que permitan realizar una inversión comunitaria definida en base a una agenda de desarrollo compartida que incorpore la visión de todos los actores presentes en el territorio. Para ello, se realizaron tres asambleas abiertas a toda la comunidad Elenina en las que participaron aproximadamente 200 personas, llegando a un acuerdo común sobre el desarrollo de tres proyectos.

Las iniciativas

Apoyo para la rehabilitación y seguimiento de alcohol y drogas; un plan de emergencia ante catástrofes y tenencia responsable de mascotas, fueron los proyectos definidos por la comunidad, los que han tenido concreción, por ejemplo, la inauguración de la primera oficina Senda Previene, para ayudar a jóvenes y adultos de María Elena en el manejo de sus adicciones a estupefacientes.

Aníbal Chamorro recalcó en su exposición que los programas tienen éxito en la medida que se legitiman los acuerdos y se democratiza el poder. “Siempre son importantes los resultados, pero nosotros le damos mucha importancia al proceso, porque esto es lo que genera capital social en una comunidad”, concluyó.