Su Excelencia Sra. Michelle Bachelet Jeria, Presidenta de la República, Ministros de Estado, Senadores, Diputados, Autoridades Nacionales y Regionales presentes, Socios, Directores, Ejecutivos, Profesionales y Trabajadores, amigas y amigos:

Quisiera comenzar agradeciendo la presencia de su Excelencia la Presidenta de la República, en esta celebración de inauguración de Minera Antucoya.

La minería ha estado desde siempre íntimamente vinculada a la historia de Chile. No cabe duda: el sector minero es y seguirá siendo un actor fundamental en el desarrollo del país. Sin tener que retroceder mucho en la historia, en 1970 Chile producía menos de 700 mil toneladas y hoy superamos las 5 millones 500 mil toneladas de cobre fino. Esto ha contribuido, entre otras cosas, a un crecimiento sustantivo del producto per cápita desde US$ 2.300 en 1970 a US$23.000.- el año pasado, fortaleciendo el desarrollo del país y aumentando la calidad de vida de los chilenos.

Antofagasta Minerals también ha sido parte de esa historia: hace 18 años solo producíamos 50 mil toneladas de cobre fino; en la actualidad, con Minera Los Pelambres, Centinela, Zaldívar y ahora Antucoya, alcanzamos las 700 mil toneladas de cobre fino, ubicándonos entre los 10 productores de cobre más grandes del mundo.

La inauguración de Minera Antucoya no sólo marca un hito para nuestro grupo y para Chile; Antucoya es el único yacimiento nuevo y de gran tamaño de cobre que se inaugura en el mundo el presente año, reflejando nuestra confianza en el futuro de la empresa, del cobre y de Chile.

Como todos los proyectos mineros, tuvo que pasar mucho tiempo para llegar a este momento. Por allá por la década del ‘70 con mi padre recorríamos la inmensidad de la Región de Antofagasta, mirando y buscando yacimientos, donde los afloramientos de Buey Muerto y Antucoya eran parte de sus descubrimientos.

En este largo período, la industria del cobre ha debido enfrentar, entre otros desafíos, ciclos de precios bajos; en tiempos difíciles, la estabilidad económica, social, política y regulatoria de Chile, ha sido fundamental para que Antucoya nazca como la vemos hoy.

Los desafíos que hemos enfrentado en este período y los logros alcanzados, nos hacen valorar cada vez más el consenso nacional asociado al modelo de desarrollo que ha caracterizado a Chile, y que ha permitido no solo el despegue de la industria del cobre, sino también, la reducción de la pobreza, el crecimiento del país, la reducción de la desigualdad y en general la mejora en la calidad de vida de nuestros compatriotas.

En la materialización del proyecto de Antucoya también hay que reconocer el significativo aporte de importantes actores, que fueron determinantes para su éxito. Destaco la confianza y compromiso que nuestros socios y amigos de Marubeni tuvieron en el proyecto, en nuestra compañía y en Chile. En nombre de mi familia y del grupo Antofagasta les agradezco por haber creído en nosotros y en el país.

Antucoya es hoy una realidad porque supimos superar muchas dificultades. Este Proyecto responde a nuestra decisión de seguir adelante no obstante las complejidades que debimos enfrentar. Se inició la construcción con una escasez importante de ingenieros y trabajadores. Luego el 2012 nos afectó el incremento de los costos de la construcción que nos obligó a detener temporalmente el proyecto y reiniciarlo después de analizar nuevamente muchos de los aspectos de su desarrollo. Después de una serie de ajustes, decidimos en conjunto con nuestros socios Marubeni continuar con su construcción.

Por eso quiero agradecer nuevamente a nuestros socios, a los bancos que siguieron acompañándonos en medio de la crisis y también a la administración del proyecto y la compañía, sus proveedores y colaboradores, y muy especialmente al Gerente General de la compañía, don Ramón Jorquera, al Gerente de Construcción, don Jorge Tapia, y a todos los trabajadores, entre otros. Todo el equipo, con su dedicación y esfuerzo diario, hizo posible la concreción de este significativo proyecto minero. Estamos muy contentos de la capacidad creativa demostrada por todos ellos para sortear los desafíos de este emprendimiento.

En otro aspecto, Antucoya continúa en la senda de la sustentabilidad que caracteriza a las empresas de Antofagasta Minerals, pues usa agua de mar en todos sus procesos, respondiendo así a una de las grandes restricciones para el desarrollo minero en el norte del país. Sus trabajadores son en más de un 30% miembros de nuestra querida Minera Michilla, compañía que suspendió sus operaciones el año 2015. Hoy nos corresponde promover e incentivar la incorporación más resuelta de mujeres en nuestra dotación, a partir de la Iniciativa de Diversidad y Género del Grupo Antofagasta.

Este yacimiento, en conjunto con nuevas exploraciones en el distrito, nos desafía a consolidarnos como grupo minero chileno, capaz de descubrir, desarrollar y operar yacimientos de baja ley. Actualmente, nos encontramos buscando nuevas oportunidades que nos permitan mantener el liderazgo de Antofagasta Minerals y de Chile en la industria del cobre.

Como Grupo Minero Antofagasta, tenemos la convicción de que el éxito de nuestras iniciativas está intrínsecamente ligado al desarrollo de Chile, su estabilidad política y social, y en ese sentido, es que se hace cada vez más relevante la necesidad de promover el emprendimiento, para lo cual no dudamos que un marco regulatorio estable, con reglas claras, objetivas, no discrecionales y procedimientos simples permitirán que Chile recupere niveles de crecimiento que finalmente lo lleven a ser un país desarrollado.

En nombre de todos los integrantes del Grupo Antofagasta y en especial del equipo de Minera Antucoya, les agradezco estar aquí presentes y acompañarnos en este momento tan significativo para todos nosotros.
Muchas gracias.