Estimados amigos y amigas,
Como Presidente Ejecutivo de Antofagasta Minerals, para mí es un honor darles una afectuosa bienvenida a Minera Antucoya.
Quiero saludar y agradecer especialmente a Su Excelencia la Presidenta de la República, Michelle Bachelet.

Su presencia, junto a los ministros y altas autoridades, junto a líderes y vecinos de esta región y a nuestros socios de Marubeni, es una señal de respaldo a la minería y a su desarrollo futuro que valoramos enormemente.

Minera Antucoya no es sólo la más nueva de nuestras operaciones, sino que además es la que presenta mayores desafíos desde el punto de vista minero, debido a su baja ley.

Esto exige altos niveles de eficiencia y productividad, y nos ha motivado a innovar en la forma cómo hacemos minería, lo que no sólo implica la integración de tecnologías, sino también cambios en la manera cómo nos organizamos y nos relacionamos con nuestro entorno.

Con Antucoya, damos un paso más hacia la minería del futuro.

Por ello, quiero agradecer el compromiso y trabajo de numerosas personas, de los ingenieros que participaron en el diseño y de los cientos de técnicos y trabajadores que estuvieron presentes en cada una de las fases de su construcción y puesta en marcha.

En nombre de Antofagasta Minerals, mi más sincero reconocimiento.

Nuestra visión de la minería moderna y sustentable se construye a partir de las personas, de nuestros trabajadores, empresas colaboradoras y de quienes viven en los territorios donde están ubicadas nuestras operaciones.

Por esto en primer lugar está la seguridad y salud de las personas, para lo cual seguimos avanzando con mucha convicción en la eliminación de los accidentes de alto riesgo en todas nuestras faenas. Hace poco más de dos años, como Grupo hicimos cambios en nuestro modelo de gestión de seguridad y salud, con nuevos estándares, pero sobre todo con un liderazgo visible con participación de todos: ejecutivos, supervisores y trabajadores.

La minería sostenible que estamos impulsando considera también aportar de manera significativa al bienestar de las comunidades que viven en los territorios cercanos a nuestras operaciones.

Queremos sumarnos a una visión compartida de desarrollo, donde nuestras compañías sean un actor más, junto a los vecinos y sus autoridades.

Por eso, en María Elena estamos llevando adelante, de la mano del municipio y sus habitantes, los Diálogos Para el Desarrollo con la participación activa de la comunidad, para recoger sus inquietudes y aspiraciones.

Tenemos conciencia además que cuidar el futuro significa actuar ahora para gestionar y controlar los efectos de nuestra actividad sobre el medio ambiente.

En Antucoya usamos sólo agua de mar sin desalar, al igual que en la explotación de sulfuros de Minera Centinela. De hecho, Antucoya utiliza la misma infraestructura de extracción y conducción de agua que Centinela. Hoy, casi la mitad del agua que usan las operaciones de Antofagasta Minerals proviene del mar. Y cada gota la utilizamos, en promedio, más de 7 veces antes de que se evapore o sea desechada.

Junto a lo anterior, constantemente estamos impulsando acciones para ser más eficientes en el uso de energía y disminuir las emisiones. Más al sur, en Minera Los Pelambres, el 42% de la energía utilizada tiene su origen en energía solar o eólica.

Tenemos el desafío de integrar estas fuentes de energía limpia también acá en la región de Antofagasta. Acabamos de iniciar la licitación de un nuevo contrato de suministro para nuestras operaciones en la Región, y esperamos recibir ofertas de energías limpias que sean competitivas y confiables.

Todos estos esfuerzos para construir una minería sostenible implican una visión de futuro, que por supuesto requiere la confianza de socios que compartan nuestra misma mirada.

Aquí en Antucoya, en conjunto con Marubeni, hemos invertido 1.900 millones de dólares para producir un máximo de 85 mil toneladas de cobre cada año, durante los próximos 20 años. Trabajan aquí cerca de 2.000 hombres y mujeres, ya sea en forma directa o como colaboradores.

La mayoría de ellas vive en esta región de Antofagasta, donde están nuestros orígenes y donde también esperamos seguir desarrollándonos.

En este sentido, estamos avanzando en los estudios de ingeniería para definir la forma de llevar adelante la ampliación de la capacidad productiva de Minera Centinela, la que realizaremos por etapas.

Más al sur, en la región de Coquimbo, estamos en plena evaluación ambiental del Proyecto de Infraestructura Complementaria de Los Pelambres, para reforzar la capacidad de molienda y tratar minerales más duros. Este proyecto contempla construir una planta desaladora que permita contar con agua en tiempos de sequía, los que hoy son más frecuentes debido al cambio climático.

Todos estos proyectos nos ayudarán a mantener nuestra posición como uno de los 10 mayores productores de cobre del mundo, una compañía capaz de proyectarse globalmente y competir con éxito en la gran minería.

Antucoya va a ser parte de ese futuro y por esta razón decidimos que, más que solo un recuerdo, queremos entregar hoy con motivo de esta inauguración un aporte a los jóvenes de María Elena.

Por esta razón, en 2018, Minera Antucoya contribuirá para que un grupo de estudiantes de esta comuna pueda cursar la educación superior, con una beca de mantención de 5 años, sumándose a otros esfuerzos que ya estamos realizando en esta región.

De esta manera, esperamos que el recuerdo de este día tan importante para Antofagasta Minerals sobreviva como una contribución al futuro de nuestros vecinos.

Finalmente, quiero saludar y reconocer al equipo actual de Antucoya, que tiene ahora la misión de dirigir y operar esta compañía representados por su equipo ejecutivo, entre ellos Ramón Jorquera, Mario Martinez y los supervisores y trabajadores que nos acompañan hoy día.

Algunos de ellos fueron parte del programa de aprendices que realizamos para capacitar a vecinos de Mejillones y María Elena en conducción de vehículos pesados. Otros, más antiguos, trabajaron con nosotros en Michilla. Juntos forman un gran equipo que destaca por su compromiso y capacidad.

Ellos son el corazón de Antucoya, una operación que nos permite dar un paso más hacia la minería del futuro.

Muchas gracias,