Tecnología de punta en el despegue y apilamiento de cátodos proporciona rapidez, seguridad y mayor control de costos.

En la planta de electro obtención, una vez cosechados los cátodos de cobre, dos brazos robóticos los separan de las placas de acero inoxidable, en un proceso lineal en el que ejercen la misma función de una mano gigante: toman el cátodo prácticamente completo y lo despegan.

Los sistemas tradicionales (de carrusel) golpean el cátodo con martillos hidráulicos o los separan con chuchillas. Estos métodos van dañando las placas de acero, situación que en Antucoya no se da gracias a los brazos robóticos, con el consiguiente control de costos, detalla Menares.

A este proceso se suma un tercer brazo, el encargado de tomar los cátodos despegados y apilarlos en paquetes de 60 unidades. Normalmente, en las mineras hay estaciones de apilado con cartucheras y sistemas empuje que arrastran las láminas de cobre hacia el sector de acopio.

En el caso de Antucoya, el tercer brazo toma los cátodos y los deposita en la posición exacta, uno sobre el otro, para armar el paquete. Además, este robot, de acuerdo a un ciclo preestablecido, permite tomar una placa para extraer muestras y luego regresarla al ciclo de empaque.

Otra importante función del tercer brazo es que, a solicitud del operador puede sacar de la línea una placa que no cumpla los estándares de calidad y apilarla en un paquete aparte. En otras compañías, cuando existe un cátodo rechazado, no se despega de la placa y pasa a un proceso de despegue o separación manual, lo que implica riesgo, más uso de recursos y más demora.

Ventajas comparativas

Raphael Menares destaca las ventajas comparativas de la automatización del proceso. "Una de ellas es la alta disponibilidad. Son equipos bastante confiables, que en la medida que se le hacen las mantenciones que corresponden, no fallan".

Un segundo factor es la rapidez, el trabajo conjunto de los tres robots es capaz de entregar 400 placas por hora. Al ser movimientos exactos y repetitivos, el sistema no sufre de los atascamientos comunes de otros procesos.

Esta última característica obviamente aporta a la seguridad de las personas. Los accidentes en el área de despegue y apilamiento de cátodos en la industria son muy serios y con muchos casos fatales, sobre todo por los intentos de destrabar la maquinaria. El sistema en Minera Antucoya requiere muy poca intervención humana, la máquina se hace funcionar desde un panel que está afuera del sector, y como control posee sensores que detienen la operación si se abre la reja del perímetro.